Garruchadigital.com

Puerto, Playa y Mar.

Historias de Garrucha.

Después de 141 años se apaga el Faro de Garrucha.

13/09/2021

El miércoles 22 de septiembre de 2021, se apagará para siempre la linterna del Faro de Garrucha y se encenderá en el cerro del Moro Manco, al pie de Sierra Cabrera, el Faro de Mojacar, que guiará la navegación marítima desde Macenas hasta Águilas.

El viejo Faro de Garrucha, fue sucesor del faro de Villaricos. Construido en 1880, sobre el Castillo de Jesus el Nazareno. El 28 de noviembre de 1881 se encendió en su ubicación actual. El autor del proyecto, suscrito en 1879, fue el ingeniero Ricardo Sáez de Santa María.

En 1919 se realizaron distintas reformas y no fue hasta 1925 cuando se electrificó a duras penas, porque los fallos en el suministro eléctrico eran continuos. En 1974 se ejecutó la reforma que da forma a la casa con torre, que conforma el faro en la actualidad.

Un homenaje a todos los fareros de Garrucha.

Quizás su primer farero fuera José María Macías, último farero de Villaricos, el 1 de noviembre de 1880, el que hasta entonces había sido encargado del faro de Villaricos tomaba posesión e iluminaba la nueva luz roja provisional del castillo, que permanecería durante un año en servicio.

El día 19 de abril de 1902 cesaba en este faro el torrero 2º Antonio Gómez, del que no se conoce la fecha de entrada, tomando posesión del mismo el torrero 1º Juan Pedro Revueltas. El 9 de marzo de 1926 Juan Pedro Revueltas deja el faro, seguramente jubilado, y entra Fernando Ferrón Salvador, que viene del vecino faro de Mesa Roldán.

A finales de noviembre de 1932, Fernando Ferrón sufre un accidente serio y es sustituido por el suplente Cristóbal Fernández Cano. El siguiente torrero titular es Francisco Roda Salinas, que viene del faro de Cabo de Gata y toma posesión el 6 de abril de 1933.

En otoño de 1934 se incorpora el alicantino de Santa Pola, Leopoldo Plá, como nuevo torrero encargado, según cuenta, el estado del faro era calamitoso. Al año siguiente Plá consigue un traslado y en mayo de 1936 se hace cargo del faro el suplente Joaquín Amerigo, que aprovecha para pedir la plaza libre de Garrucha.

El 23 de agosto de 1936 hay un cambio de suplente a causa de la salud de Joaquín Amerigo, siendo sustituido por Cristóbal Fernández Cano. El 31 de diciembre de 1936, Cristóbal Fernández es sustituido por Miguel Martínez Ruiz, un torrero mayor evacuado del faro de la isla de Alborán a causa de la guerra. Durante la guerra el faro estuvo apagado varios meses. Una vez acabada la guerra, el servicio se estabiliza. Miguel Martínez continúa en su puesto.

Miguel Martínez se jubila forzosamente y el 23 de mayo de 1942 mandan a Simón Fuentes para suplirle. En diciembre de 1943 ingresa como nuevo técnico encargado Nemesio García Riera. El 11 de octubre de 1949, tras seis años de escasez y penurias, Nemesio García se marcha al faro de Rota y viene el suplente Manuel Sánchez Bañuls.

D. Enrique Pérez Gambero, el Farero de Garrucha.

El 17 de marzo de 1950 entra Enrique Pérez Gambero, que consigue la plaza del faro de Garrucha después de que quedase desierta en primera convocatoria, por lo que puede acceder a ella, ya que es un faro de descanso y a él no le corresponde ni por edad ni por categoría. El joven Enrique proviene del aisladísimo faro canario de Punta Jandia que había sido su primer destino.

Faro P Jandia

Enrique que es hijo, sobrino y nieto de fareros, llega a Garrucha soltero y sin conocer la zona. El primer problema lo tiene para cobrar, ya que después del traslado pasa tres meses sin recibir una peseta. Los problemas de lindes le hacen empadronarse a la vez (durante un tiempo) en los Ayuntamientos de Garrucha y Mojácar, para no contrariar a los responsables de ninguno de los dos pueblos.

En Garrucha conoce a su mujer Rita de Haro Caparrós con la que tendrá dos hijas y dos hijos. Los dos mayores nacerían en el mismo faro y los dos menores en Almería. El edificio constaba de vestíbulo, despacho, tres dormitorios, comedor, cocina, water y un pequeño almacén. En edificios anejos tiene otro pequeño almacén, lavadero y gallinero. Dispone de pozo con aljibe, careciendo de instalación de agua corriente. El faro pertenecia al término municipal de Mojácar.

Entre penalidades, Perez Gambero, saca adelante el faro, El 15 de febrero de 1964 se instala el teléfono, numero 73 de la central de Garrucha y se instala un grupo electrógeno. Después de toda una vida en solitario, Gambero recibe a un técnico nuevo que viene a ayudarle. El 11 de junio de 1987 entra Gregorio Barthelemy Candela.

El 14 de diciembre de 1987, Enrique Pérez Gambero se jubila. Desde su jubilación, Enrique Pérez Gambero siguió viviendo en Garrucha, en el paseo del Malecón, a pocos metros del faro donde pasó los mejores años de su vida. Rita, su mujer, se emocionaba hablando de su vida en el faro.

El 18 de diciembre de 1987 se hace cargo del servicio Francisco MontañésOrtigosa. El paso de Francisco Montañés es corto y enseguida llega el nuevo técnico titular, Jesús Pedro Jorge Sanz, que ingresa el 7 de enero de 1988.

El 27 de mayo de 1988 entra Francisco Javier Nistal Cia, un nuevo técnico que se incorpora al faro para apoyo de Pedro Jorge. El 29 de enero de 1997, Pedro es trasladado temporalmente al faro de Sabinal para suplir una baja y el 22 de abril del mismo año es trasladado a Sabinal definitivamente, muy a su pesar.

Desde entonces, en el servicio del faro de Garrucha se alternan los técnicos de Cabo de Gata Armando Martínez y Antonio Zea Gandolfo.

A partir del 3 de junio de 1997, el mantenimiento del faro de Garrucha es llevado desde el faro Mesa Roldán en visitas periódicas.

El 22 de septiembre de 2021, se apagara la linterna del faro de Garrucha, para siempre.

(Faros de Almería. Mucho más que señales marítimas. Mario Sanz Cruz. Instituto de Estudios Almerienses)

El Faro de Garrucha, fue poco a poco engullido por las construcciones, se convirtió en un faro urbano, sin aire para respirar.

Con tristeza, los viejos de la mar en Garrucha verán cómo se apaga el Faro, que les guiaba y animaba en la vuelta a casa. Hoy los instrumentos de navegación han mejorado de forma considerable la seguridad de las gentes de la mar, pero las señales marítimas siguen siendo una referencia muy importante en la navegación.

Garrucha en este 2021, apaga su Faro marítimo y hace pocas semanas, perdió a Adolfo Pérez, su referente y Faro ético, una pena estos tiempos.